Nuestra propia idea de felicidad

Hoy no te di un regalo, aunque pensé en ello toda la semana.

Observé las vitrinas de los locales frente a los que pasaba, y admiré todas las cosas que seguramente te hubiesen gustado. Vi un collar muy lindo, encontré los zapatos que necesitabas y pregunté el precio de ese reloj que se te perdió hace unas semanas. No podía pagar ninguna de esas cosas. Seguir leyendo

Anuncios