Mi abuela y Teresa

De lunes a sábado, a las dos de la tarde el mundo entero se detiene. O bueno, el mundo entero de mujeres de mediana edad y ancianas se detiene. O el de la oficinista que sale a almorzar tarde. O el de cualquiera que, por casualidad, un día prendió el televisor a esa hora y se quedó enganchado con la trágica (¿trágica?) historia.

Seguir leyendo

Anuncios