Un anuncio importante

Me gusta creer que todo lo bueno eventualmente evoluciona. Me gusta creerlo, sí, pero no siempre esto es cierto. No siempre las situaciones mejoran, no siempre las personas maduran, no siempre los mares se hacen más amplios o el fruto más dulce. Hay cosas que, simplemente, permanecen. Se llenan de polvo y persiste la nostalgia al recordarlas. Entonces pasan cosas como este fenómeno según el cual todo lo anterior suele parecernos mejor que lo que tenemos ahora. Y no. Cambiar no es malo, pero por alguna razón el ser humano —malcriado y caprichoso ser humano— es resistente a los cambios.

Momento…

Creo que estoy llevando este discurso mucho más serio de lo que amerita. Lo siento… es que me encanta el drama.

cara-drama.jpg

Hablando más seriamente, pero no tanto porque en realidad no soy así, tengo algunas noticias que: a) pueden causarles emoción o b) pueden darles igual. De cualquier forma les voy a contar, porque no aguanto guardarme un chisme. Y bueno, también porque necesito su apoyo.

El que tiene tiempo leyendo mis aventuras y desventuras en este blog debe saber que soy ambiciosa. Y eso es genial, sí. Pero, en cantidad directamente proporcional, soy terriblemente floja. Me cuesta iniciar las cosas, y suelo dejar las cosas que podría hacer hoy para mañana. Porque soy así. Porque esa es mi vida. No estoy esperando que me regañen o me apoyen, sólo que sigan leyendo… porque lo que viene les interesa.

Finalmente, tras retrasar y pensar miles de veces el mismo proyecto, alguien llegó a darme el empujón que necesita y, ¡BAM! Heme aquí, haciendo una declaración cursi de nuevos comienzos. Porque sí. Eso es justamente lo que estoy por iniciar: un nuevo comienzo, un nuevo capítulo en mi vida y mi carrera, un… (inserte cualquier metáfora cliché de graduación de bachillerato).

Un nuevo comienzo

Hoy decidí —y sí, estoy haciendo un montón de digresión porque soy bien mala y los quiero tener leyendo un buen rato— que es momento de dar el siguiente paso…

¡ME VOY A CASAR!

Ok, no. No me voy a casar. Bueno, no todavía, pero esto también es importante. Lo que si es cierto, es que puede que tengan que decirle adiós a mi blog tal y como lo conocen. A partir de hoy, ¡nos convertimos en sitio web!

Los invito a acceder al nuevo portal de Carpeta Amarilla, que no sólo ahora es más cool porque es .com… sino que además cuenta con un tema nuevo y recién hechecito, recién salido del horno, calientito, diseñado por las hábiles manos de mi queridísimo David Lyon.

¿Qué más puedo decirles? Creo que hasta acá ha sido suficiente. Muchas gracias por todo el apoyo hasta ahora con este portal de WordPress y… ¡sigan visitándonos!

¿Puedo hacer un poco más de spam con el nuevo link?

flecha-hacia-abajo-sobre-fo

¡BIENVENIDOS A CARPETA AMARILLA!

Anuncios